+34.911.299.990 info@despedidaspt.com

Login

Sign Up

After creating an account, you'll be able to track your payment status, track the confirmation and you can also rate the tour after you finished the tour.
Username*
Password*
Confirm Password*
First Name*
Last Name*
Email*
Phone*
Country*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login
+34.911.299.990 info@despedidaspt.com

Login

Sign Up

After creating an account, you'll be able to track your payment status, track the confirmation and you can also rate the tour after you finished the tour.
Username*
Password*
Confirm Password*
First Name*
Last Name*
Email*
Phone*
Country*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.

Already a member?

Login

Tus amigos y tú estáis haciendo turismo por Lisboa, capital de Portugal. Una vez que ya os habéis recorrido toda la ciudad pensáis “¿Qué hacemos?”. Podéis ir a las diferentes playas tan fantásticas que tiene Lisboa, o también os podéis quedar en un bar tomando algo y recordando los buenos momentos del viaje, pero… ¿Y si seguís creando buenos recuerdos? Esta es la mejor opción que Despedidas Pt te puede recomendar.

Así que empezar a coger el coche, conseguir un mapa (o en su defecto conectar el GPS), recargaros las pilas y llenaros de energía ¡Que empezamos!

Sintra

Sintra

Foto de Bert Kaufmann

Sintra es un pequeño pueblo que se encuentra a 33 km de Lisboa. Su centro histórico, la Vila Velha, está compuesto por pequeñas casas muy antiguas, pero con un encanto especial. Dichas casitas contrastan con el imponente Palacio de Sintra, conocido por sus enormes chimeneas en forma de cono con 33 metros de altura. Alejándoos de Sintra, se encuentra el Palacio de Regaleira con un entorno natural inmejorable, el colorido Palacio da Pena situado sobre una colina de 500 metros, y las ruinas del Castillo de los Moros con unas vistas realmente increíbles.

Cascais

Cascais

Foto de Jos Dielis

Lo más destacable de este pueblo son sus diversas playas de arena fina, dónde os podéis relajar y tomaros algo en sus terrazas, a la vez que probáis sus platos tradicionales. Ademas tiene un centro histórico lleno de callejuelas, compuestas por adoquines, por las que podéis pasear tranquilamente charlando con los amigos sobre vuestras aventuras. Otra de las principales características de este pueblo son sus mansiones, señal de que antiguamente era una ciudad llena de lujos y extravagancias. Si venís a visitar Cascais, desde Lisboa son 31 km, os recomendamos que vengáis un miércoles o sábado, ya que hay rastrillo.

 Estoril

Estoril

Chalet de Barros – Foto de Jay

En media hora paseando por el paseo marítimo de Cascais llegáis a Estoril, o si venís en coche hay 25 km. Estoril se parece mucho a Cascais, ya que ambos tienen un ambiente lujoso. El pueblo tiene tres puntos claves que no os podéis perder. El primero es el Casino, donde podéis entrar, jugar y si tenéis suerte os tocará algo de dinero extra para alargar el viaje. Otro punto es la playa Tamariz, en la que podéis descansar, daros un baño y disfrutar del sol. Ademas los chiringuitos que la rodean son los mejores de la zona. Y junto a esta playa se encuentra el último punto, el Chalet Barros.

Palacio Queluz

Palacio de Queluz

Foto de Harshil Shah

Este extravagante palacio está situado en el pueblo con el mismo nombre, Queluz, y también es conocido como el “pequeño Versalles” portugués. A lo largo de su historia a pasado de ser un pabellón dedicado a la caza a ser un palacio habitado por gente de la realeza. Desde su exterior apreciaréis numerosos balcones pintados en tonos pastel, y en el interior podréis ver el salón del Trono, la escalinata de los leones o el jardín decorado, en el cuál os podréis hacer fotos muy divertidas. Desde Lisboa se encuentra a 14 km, así que no os lo perdáis.

Obidos

Obidos

Foto de Yudis Asnar

Este pueblo es uno de los que se encuentran más alejados de Lisboa. Hay 84 km pero, eso sí, os merecerá la pena ir. Está rodeado por unas murallas protectoras y compuesto por casas blancas, calles estrechas, escaleras, pasadizos, puertas ojivales… ¡Vamos un verdadero pueblo medieval! Y como tal, no os podéis perder uno de sus imprescindibles: su castillo medieval. También cuenta con la plaza de Santa María, que es el centro de todo el pueblo. Ya en los alrededores, a 17 km, os proponemos que vayáis a la laguna de Obidos. Alquilaros un barquito y poneros a navegar, ya veréis como descubrís zonas fantásticas.